Así es. Aunque finalmente la regularidad en la publicación de nuevos cuentos ha ido a menos, me siento muy orgulloso de haber llegado hasta aquí, y muy feliz por los pequeños ratitos entretenidos que me consta ha pasado más de uno y una leyendo alguna de las grandes locuras de este blog.

Pero antes del nuevo cuento, quiero compartir un par de conocidísimos micro-relatos, a los que dedicaré este número 200.

En homenaje al escritor mexicano Luis Felipe Lomeli por el considerado el cuento más corto del mundo, cargado de verdad:

“El Emigrante”

« ¿Olvida usted algo? -¡Ojalá! »

Y al escritor guatemalteco Augusto Monterroso, que durante muchos años ostentó el record ahora en manos de Lomeli, un cuento brillante:

“El Dinosaurio”

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Dicho esto, dar las gracias a todo el mundo y dar paso al Pequeño Cuento y Gran Locura número 200…

Ramón…

El cuento número 200…
Etiquetado en:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: