El pájaro estaba asustado. Era la primera vez que iba a intentar volar. Ya tenía edad suficiente como para haberlo intentado antes, pero le había sido necesario esperar para reunir la determinación suficiente para hacerlo. Por fin lo había decidido, y de su cabeza no podía borrar la imagen fatal de la caída, de sus huesos quebrados sobre el duro suelo rocoso.
Finalmente, haciendo acopio de todo el valor que logró reunir, dio un paso adelante y dejó su cuerpo abandonado al vacío, precipitándose veloz al destino fatal que tanto temía. Pero en un acto casi reflejo, comenzó a batir sus alas, primero con desesperación, después con fuerza, y últimamente con absoluta valentía. Remontó el vuelo con arrojo y elegancia. Nunca había visto sus alas desplegadas. Eran bellas y majestuosas como no había visto nunca ningunas. Lleno de orgullo, se dijo a si mismo: “Ojalá lo hubiese intentado antes…”.
Ramón…
El Pequeño Cuento de… “El Vuelo del Pájaro”…
Etiquetado en:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: