“La Madre y sus Hijos”…

Los dos hermanos, con edad ya para comprender cuan costosos pueden llegar a ser el dolor y el sufrimiento, sintieron como estos penetraban punzantes en lo más profundo de su corazón.
Su venida al mundo no fue fácil. Su madre, la persona que más amaban en el mundo, tuvo que padecer a causa del embarazo y su nacimiento una enfermedad que la obligó a sufrir durante un largo tiempo, y la sola idea de aquello los horrorizaba.
Tenían miedo de que a causa de aquello, tal vez su madre sintiera algún resentimiento, tal vez los quisiera menos, tal vez no los amara tanto como ellos deseaban.
Su madre, que como buena madre sabía siempre cuando sus hijos lo pasaban mal, les regaló una tierna sonrisa, y les dijo: “No sufráis más hijos míos. Debéis saber, que no hay meta más deseada que la que requiere sacrificio. Que no hay amor más querido que el amor sufrido. Pero por encima de todo, que desde que os sentí dentro de mí hasta que la vida se me escape de entre los dedos, no existe ni existirá nada en el mundo como miraros, abrazaros, besaros, para que el peor de los dolores, caiga en el olvido…”.
Ramón…
El Pequeño Cuento de… “La Madre y sus Hijos”…
Etiquetado en:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: