La luz y la oscuridad, se contaban sus penas. La luz estaba triste. Sin saber por qué, no brillaba con toda la intensidad que desearía. Notaba que le faltaban matices, determinados tonos, claridad… Se sentía mal con tantas ausencias. La oscuridad, apesadumbrada, le dijo: “Pues a mí, solo me faltas tú…”. 

Ramón…

El Pequeño Cuento de… Las Penas de la Luz y la Oscuridad…
Etiquetado en:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: